Equinoterapia en El Pitillal

*La Visita de los Jóvenes

*Capacidades Diferentes

*Pero es de Gran Ayuda

“Cuando tuve, te tuve, te mantuve y te di…”.

Es sabido que los caballos también pueden ser utilizados para fines terapéuticos, en personas con discapacidades. Ayudan a mejorar las habilidades emocionales, sociales, físicas, cognitivas, conductuales y educativas de las personas con necesidades especiales al aportar un tipo diferente de estimulación neuromuscular a su jinete.

Debido a lo anterior, un grupo de personas con capacidades diferentes, del grupo EDIN –Estancia para el Desarrollo Integral de Nayarit, en Vallarta-, fueron invitados por la Asociación de Charros de El Pitillal, para que conocieran los caballos y vieran como practican la charrería.

Fueron 10 las personitas, entre mujeres y hombres, que llegaron al lienzo charro “Juan Manuel Meza” o mejor conocido como La Herradura del Pitillal, ubicado a un costado de la unidad deportiva “Alfonso Díaz Santos”, donde ya los esperaban las muchachas de la escaramuza “Las Costeñitas”, quienes también realizaron sus ejercicios rutinarios.

Lo mejor fue cuando los jóvenes del grupo EDIN fueron invitados a montar y lo hicieron felices, porque la mayoría nunca lo había hecho y había que ver la expresión de sus rostros irradiando felicidad, lo mismo que sus familiares.

Luego vieron el entrenamiento de la escaramuza, la cual está compuesta por muchachas de los 7 a los 15 años, quienes realizaron su mejor esfuerzo para que los invitados vieran sus evoluciones, cruces, giros, trotes y carreras que le imprimían a sus corceles.

Ellas son Cristina Jacobo, Monserrat Herrera, Monserrat Parra, Noemí Ureña, Daniela Rentería, Yelena Meza, Emili Sofía, Kamila Torres y Danna Paola Rentería, quienes actualmente se están preparando para participar en el próximo campeonato estatal de la especialidad en el mes de junio.

También los caballeros realizaron y mostraron sus habilidades, como Mauro Villaseñor, jovencito que demostró cómo se maneja la soga desde temprana edad.

También vimos al jinete Cerse Vidrio, montando un novillo, una yegua y hasta el paso de la muerte, lo cual arrancó el aplauso de los invitados, que estaban maravillados con lo que estaban presenciando.

Hay que agradecer a dos Miguel Meza Séndiz, presidente de la asociación, las facilidades para hacer la demostración y les dijo a los padres que estaban a sus órdenes para cualquier otro evento que deseen realizar en apoyo a los muchachos con capacidades diferentes.

También se les agradeció a los jóvenes charros Alejandro “Cuate” Villa, Jeovani Rentería, Juan Carlos Meza, quienes apoyaron para que la tarde fuera genial, para los espectadores de lujo, quienes agradecieron espontáneamente las atenciones.

Cabe mencionar que el Grupo EDIN, tiene a 32 miembros, pero muchos están en otras actividades, como el deporte adaptado el cual a esa hora practicaron y otros trabajan en una cafetería, brindando el mejor de los servicios a los comensales.

Un contexto de la equinoterapia

En la equinoterapia el caballo cumple una finalidad terapéutica, la de contribuir a la integración y socialización de las personas que sufren una discapacidad física o psíquica, o algún tipo de trastorno del comportamiento.

Es una modalidad que se incluye en las denominadas terapias ecuestres, que reúnen todas las actividades que se realizan con el caballo (ya sea montado o a pie) y cumplen una finalidad terapéutica, la de contribuir a la rehabilitación, reeducación, normalización, integración y socialización de aquellas personas que sufren alguna discapacidad física, psíquica, sensorial o psicológica, o que presentan alguna problemática social o un trastorno del comportamiento.

Los caballos son seres vivos muy receptivos y sensibles con una gran capacidad para percibir conductas, estados de ánimo y signos que resultan casi imperceptibles para el ser humano; son expertos en el lenguaje no verbal y, de hecho, y aunque la mayoría de las personas no nos demos cuenta, se comunican con nosotros constantemente y nos leen como si fuéramos libros abiertos.

Breve historia de la equinoterapia

Se sabe que ya en el año 460 a.C. Hipócrates alababa las virtudes terapéuticas de los caballos, y recomendaba practicar la equitación a los pacientes con patologías incurables para mejorar su estado de ánimo.

En 1875, un neurólogo francés, el doctor Chassaignac, comprobó que sus pacientes mejoraban después de montar a caballo, y que el movimiento del animal favorecía el equilibrio, el control de los músculos, y el funcionamiento de sus articulaciones.

La equinoterapia como tal surgió en México en 1969, de la mano del comandante Rogelio Hernández Huerta (preparador físico en el Centro Deportivo Olímpico Mexicano). Si bien su técnica es diferente a la que se usa hoy en día, él fue el pionero en esta terapia. (webconsultas.com). ffffffffffffff

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba