Zermeño, Apellido de Abolengo

*El padre y sus 4 hijos, campeones nacionales

*Escaramuza de sus nietas también monarcas

*Ricardo Zermeño Barba, La Charrería Somos Todos

El apellido Zermeño tiene tradición, mucha tradición en el Más Mexicano de los Deportes y también sus campeones nacionales individuales, sobre todo en las suertes de cala, piales, colas y manganas a pie, por eso abordamos esta historia en los Lunes del Recuerdo.

Y esa tradición la heredaron los Zermeño Barba de su padre don Ricardo Zermeño Cárdenas quien se adelantó en el camino el 18 de noviembre de 1995. Pero las coronas nacionales empezaron con dicho personaje, quien se adueñó hace algunas décadas de los cetros de piales y manganas a pie, con los afamados “Bigotones” Charros de Jalisco.

Don Ricardo fue integrante de los “Bigotones”, esos que marcaron historia, esa que casi siempre escriben los grandes, ya que los tapatíos hasta ahora tienen 12 campeonatos nacionales.

Miembros Distinguidos. También fue entronizado en el Salón de la Fama del Deporte de Jalisco, donde están varios inmortales de la charrería y los que se ganaron a pulso, su entrada a ese recinto. Además su padre Ignacio Zermeño Padilla también se ganó su lugar en el Salón de la Fama jalisciense.

Pero esas estrellitas no llegaron de la noche a la mañana. Habría que picar piedra y esa le tocó a nuestros personajes, quienes heredaron el deporte de sus amores a sus hijos e incluso su hija la “Prieta” Ana María fue fundadora de las Alteñitas de Guadalajara, un 12 de diciembre de 1972, equipo que fueron campeonas nacionales en Aguascalientes 2004 por primera vez y ahora son cinco veces monarcas del país.

Sangre Campeonil. Y ahora a sus hijos y nietos les falta nada más ser campeones nacionales para completar el cuadro, lo que no parece nada fácil y más si se toma en cuenta que hoy en día hay grandes equipos, además de que el nivel deportivo se ha superado en los últimos años, del que Hacienda  Santa Cruz del Valle ha sido protagonista en la última década.

Ricardo Zermeño Barba fue campeón nacional de colas, en la Fiesta Grande que se escribió en Monterrey allá por 1976 y enseguida subcampeón de la misma faena, en Guadalajara.

Su hermano Andrés y quien fue alcalde de Tlajomulco de Zúñiga, Jalisco, también saboreó las mieles de la gloria charra y fue por partida doble, cuando se coronó en colas en la Unión Ganadera en el Nacional del 89, para que le llegara la gloria de la suerte de los “dedos mochos”, en Zacatecas en 1995.

Lágrimas y no es Para Menos. Ahí en la capital minera y corazón de cantera, Andrés cuajó los tres piales y de inmediato le habló por teléfono a su santo padre que seguía enfermo, para decirle que la hazaña había sido en su honor. Las lágrimas, por supuesto, habrá adivinado caro lector, no se hicieron esperar.

Pero la hazaña ya era irreversible. Juan Francisco el más pequeño de esta dinastía Zermeño Barba, recién logró la corona de manganas a pie en el Nacional de Vicente Fernández Gómez en 2005, distinción que compartió con el “Cheque” Ezequiel Márquez.

Allá por los 70´s, el mayor Nacho también hizo de las suyas al ceñirse la corona de lazo a la cabeza y fue subcampeón en manganas a caballo.

Pulverizan la Marca. Allá en Zacatecas siguió  la historia enorme, porque  cuando todo hacía suponer que la añeja marca de Capilla de Guadalupe (363 puntos del Nacional del 86) y la nueva de los “Bigotones” (368 ahí en suelo zacatecano), quedarían para la posteridad, llegaron los Zermeño “tumbando caña” y que ponen los 371.

En la oficina de “Richo” Zermeño, hay un cuadro que ejemplifica esa marca, distinción que les otorgó Domecq que estaba mano a mano con la charrería.

Cosas Sueltas. Y anécdotas hay muchas, pero esos apellidos Zermeño Barba, claro que tiene su tradición y es de abolengo en todos los lienzos charros que existen.

Constancia de eso es cuando en una gira por el Viejo Continente, don Ricardo Zermeño Cárdenas y Charros de Jalisco fueron recibidos por los Reyes de España, amén de un sinnúmero de giras por otros países y una muy en especial a Estados Unidos, cuando se tomaron la foto del recuerdo con Ronald Reagan quien a la postre fue gobernador de California y años después presidente del país más poderoso del mundo.

Y ya que decíamos del Nacional de 1986, en Guadalajara, mismo que se cubrió en el Lienzo Ignacio Zermeño Padilla, en aquellos días de octubre-noviembre en que se jugó el Congreso, llegó la marca nacional. Esa de 363 puntos y que impusieron los “Güeros” Franco de Capilla de Guadalupe  cuando el público los premió al tapizarles el ruedo en las manganas.

Zermeño lo traen en sus venas por don Ignacio y el segundo apellido por el patriarca de la charrería don Andrés Z. Barba, en una historia que no tiene fin y de la que se desprenden muchas más.

Ahora Ricardo Zermeño Barba es Precandidato a la Presidencia de la Federación Mexicana de Charrería para el cuatrienio 2020-2024 y su lema es: CHARRERÍA PARA TODOS.

ENVIAR COMENTARIOS A: charrocasama@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Cerrar