Entre Pintores e Intimidades

*Botica Charra, Cultural y mucho más

*Verdadero ejemplo de valor y fortaleza

*Remembranza del Cuadro el CASAMA

El maestro Juan Rayas con sus pinceladas del caballo y la charrería, lleva su arte a todo México, así como Estados Unidos y algunas galerías de Europa.

Ahora en el Nacional de Morelia cumple 39 años montando su obra. Ahí nos tocó saludarlo e incluso asistió a la rueda de prensa que ofreció el Precandidato Ricardo Zermeño Barba y como erar de esperarse, comerciantes, gente que derrama cultura y vendedores, hicieron propuestas a “Richo”, ahora que presentó su plataforma: LA CHARRERÍA SOMOS TODOS.

Hacía tiempo quería hablar de todo un poco, de cultura, caballos, cuestiones personales, historias y algo más, porque cuando uno se mete a la charrería y escudriña su pasión y sentimientos, así como su intimidad, es cuando encuentra temas de sobra para abordar.

SIEMPRE ATRÁS DE LA NOTICIA

Diario andamos atrás de la noticia y tenemos que malpasarnos, pero todo sacrificio tiene su recompensa, porque la mejor paga y el mejor estímulo que he encontrado en el periodismo del Más Mexicano de los Deportes, es la sinceridad de algunas personas, muy pocas quizás, pero eso sí, muy sinceras.

El Maestro Rayas nos dispensa hace más de dos décadas con su amistad, al igual que su familia y hermanos: Elisa, “Lupita”, “Pepo” y más.

La cultura y la charrería, la traen tatuada y esa sangre corre por sus venas. Grandes personajes y mejores amigos.

Es reconfortante leer correos electrónicos donde alaban el trabajo de uno quizás sin merecerlo y de todo hay en la viña del señor…

UN RAYAS NO DEBE FALTAR

PINTURAS. Cuadros de Icaza o un Rayas, son las pinturas que no deben faltar en la casa de un charro, es común escuchar  entre los integrantes de la gran familia del Deporte por Excelencia.

Pero en la actualidad, el orgullo de Jiquilpan, Michoacán, el maestro Juan Rayas ha llevado su obra de caballos y la charrería a lugares insospechados, admirándose en varios puntos de México, Estados Unidos e incluso en galerías de Europa.

VERDADERO EJEMPLO DE VIDA

EJEMPLO DE VALOR. Ya que andamos con los maestros del pincel, hay otro ejemplo de valor y fortaleza. Se trata del jalisciense y orgullo de Degollado, Juan Carlos González Cervantes, quien a los 17 años de edad sufrió un accidente en una máquina trituradora y le amputaron los brazos.

En cuestión de segundos su vida cambió radicalmente, sin imaginar que Dios le daría pronto una enorme recompensa: pintar con la boca tras sufrir meses de angustia y miseria en la capital del país, como un día se lo contó a Maribel Rosete Ángeles.

Empezó sus trazos con varios animales, hasta que un día no muy lejano se animó a pintar caballos y aunque han pasado más de 25 años del accidente, aún su vida no puede cicatrizar y es que al año y tres meses quedó huérfano de mamá y su abuelita se hizo cargo de él.

He hojeado las revistas Charrazo, Caballos y Agave, A Caballo, así como en varios portales, donde me alabaron sin merecerlo, al igual que algunos colegas que me hicieron llegar felicitaciones por el trabajo que se hizo en la oficina de prensa de pasados Nacionales y a decir verdad, Morelia 2019 pronto será parte de la historia y da tristeza ver que el legado, lo han pisoteado una y otra vez los “bisoños” aspirantes a reporteros…

Gracias a los comentarios que hicieron llegar Mariana García, Karla, Sara Pulido, “Kata Jai”, Carlos Quiroz y Paola Valencia.

Fui este martes 26, de entrada por salida al “Pabellón Don Vasco” de Morelia y estuve en la rueda de prensa en la que Ricardo Zermeño Barba presentó su plataforma: LA CHARRERÍA SOMOS TODOS.

HISTORIA BREVE DEL CUADRO EL CASAMA

Les debo la historia del cuadro el “CASAMA” que en mi honor pintó el Maestro Rayas en el 2007.

Él lo vendió al entonces diputado José Manuel Romero Changollo de Colima y Juan Rayas le dijo que el cuadro se llamaba el “CASAMA”.

“Qué curioso, yo tengo un buen amigo de Guadalajara, al que así se le conoce”, dijo sin chistar Changollo y coincidieron que era el mismo personaje, ipso facto me llamaron al celular y quedamos de juntarnos. Eso sucedió en el 2014 y lo demás, ya es historia…

Y como siempre termino a mi manera, recordando que “Caballero en buen caballo, en rocín ni bueno ni malo”.

COMENTARIOS AL COLUMNISTA: charrocasama@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: Content is protected !!
Cerrar