Recuerdos de don Miguel Franco

*Murió don Miguel Franco González

*La Asociación alteña nació grande

*La disciplina, secreto de sus triunfos

                Capilla de Guadalupe ha perdido este domingo 14 de junio del 2020 a uno de sus grandes pilares, a don Miguel Franco González de la dinastía de los afamados “Güeros” Franco de los meros Altos de Jalisco.

Presentamos una entrevista que le hicimos a don Miguel. Capilla de Guadalupe es un equipo que nació grande y sus charros son como las Chivas del Guadalajara, el equipo más querido de la charrería nacional, aunque Tres Potrillos de Vicente Fernández también ha ganado muchas simpatías.

Hablar de los alteños es recodar a don Juan Franco Franco, el patriarca de la charrería de esos lares. La Asociación se fundó en febrero de 1973 cuando se separaron de los Charros de Tepatitlán y jamás pensaron que con esa división, alcanzarían la gloria que hasta ahora les ha sonreído.

Hace casi 34 años, en el Lienzo Ignacio Zermeño Padilla escribieron con letras de oro su nombre en la baraja charra, cuando además de conquistar la corona nacional por vez primera, impusieron una marca de 363 puntos y un pial los privó de la charreada perfecta. La placa de la hazaña está ahí en el lienzo de la “Zermeñiza”.

Hace algunos años don Miguel Franco le dijo al colega hidrocálido Profesor José Rivera Mota, “Un Nacional es un Nacional” y la frase lapidaria quedó para la posteridad.

CONFESIONES Y MUCHO MÁS

Suspiros, muchos suspiros y valen la pena, esos que tiene don Miguel Franco mandamás de los “Güeros” de la Capilla de Guadalupe, cuando hace algunas confesiones en el Periódico OCHO COLUMNAS, el 25 de septiembre del 2005 para ser más exactos.

“Aquel año de 1986, significó mucho. Fue una gran satisfacción habernos coronado y haber impuesto la marca, porque en ese tiempo todas las puntuaciones nunca llegaban a 300 y Capilla hizo mucho muy alta su puntuación. Duramos Como 10 años con ese record, pero no duró mucho porque con los nuevos reglamentos se daban muchos puntos en piales y manganas”.

Los recuerdos los trae como si tuviera una mente fotográfica, en aquel año de 1986.

“Esa vez, nos tapizaron el ruedo en el Lienzo Zermeño, cuando en las manganas Juan mi hijo y Chuy mi sobrino metieron sus tres manganas cada uno. La fiesta haya sido completa si antes mi hermano Rafael haya metido los tres piales, sólo cuajó dos y estuvimos a un tiro de la charreada completa. Todo lo demás se hizo”, dice entre suspiros nuestro entrevistado, en la tranquilidad de su hogar, mientras las campanas anuncian las nueve de la mañana.

Pero para ser más exactos, Capilla de Guadalupe es una Asociación que nació grande.

-¿Cuál el secreto de su éxito?

“El secreto es lo que nos dejó mi padre, antes de morir nos dijo que no quería que anduviéramos regados y el secreto es la unión y buena disciplina que hay. Por ejemplo, Alejandro se fue un año y reconsideró, ya está de regreso y bien embalado con el grupo”.

LLEVAN CUATRO CORONAS NACIONALES

Capilla se coronó en 1986, luego en 1993, ligando el bicampeonato 1997 y 98, pero su ilusión no tiene fin: quieren más títulos nacionales. A nivel individual también tienen varias coronas, dos en suerte de piales con Salvador Franco y otro de don Rafa, además de manganas con Juan, varios en colas y no se conforman, aunque en charro completo no se han dado las cosas.

De sus charros campeones, don Miguel Franco recuerda que no nacieron de la noche a la mañana, porque han llevado un proceso.

“Es como cualquier deportista, porque tienen facultades, desde pequeños estaban entrenando siempre y ahí empezaron a florear. Uno les inculcó eso, “Chuyín” Aceves charreó con nosotros, pero no estaba federado con el equipo, pero él fue un gran maestro con la fuerza del floreo y en lo demás, se destacó siempre”, dice con dejo de añoranza.

Juan Franco admiraba a Mariano Pedrero porque eran de los mejores charros del país, siempre fijándose en los bueno que hacía y le aprendió bien, él es otro de los maestros que imitó para bien Capilla y sus gentes.

LA DISCIPLINA LA BASE DEL ÉXITO

Pero siempre tienen una vela encendida los “Güeros” Franco, donde hay camaradería y mucho entrenamiento, además de pudor porque siempre quieren ser un equipo ganador y protagonista.

“El equipo nació en febrero del lejano 1973 cuando nos separamos de los  Charros de Tepatitlán y mi papa nos trajo a formar Capilla, conmigo, mis hermanos Rafa y Salvador, además de Manuel y Rafael de la Torre y luego más gente del rumbo, como  José Hernández, Ramón Jiménez Franco, Toño de la Torre Franco, por recordar sólo algunos, aunque el equipo nació con un grupo como de 21 socios”, recordó el “Güero” don Miguel Franco González.

Los alteños saben que en el deporte, hay altas y bajas de los equipos, pero ahora Capilla anda charreando bien. Recién conquistaron el Campeonato Millonario donde entraron de los mejores elencos en el país.

“Otra cosa buena es la disciplina, pero sobre no tomar tequila y es que eso baja las facultades de un charro, quieras o no quieras”, dice la frase lapidaria nuestro entrevistado.

En el mismo año de 1973 se fundó el Lienzo y fue un 12 de diciembre, con gradería de madera cuando se le puso el nombre al inmueble de Esteban Vera Muñoz, Señor Cura del pueblo que les ayudó a formar la Asociación, siendo el hermano de Manuel Vera de los Charros de Jalisco.

ANÉCDOTAS, CABALLOS Y MUCHO MÁS

A la amena charla vienen los caballos, uno en particular el afamado “El Cántaro”, que fue muy famoso porque lo usaban en todas la suertes, salvo que no calaba, pero hacía  todo lo demás. Otro era “El Alacrán”, en el que destacó mucho Juan en piales y colas, durando hasta que se hizo viejo y murió casi a los 25 años.

“Anécdotas hay muchas, una cuando le dijo mi papá a Mi hermano Salvador Franco Barba cuando pialó en el 98, contra Potrillos, un año antes de morir. Le dijo no te pongas nervioso, tira como sabes hacerlo, si agarras bueno y sino, ni modo, pero me late que si vas a agarrar y metió los tres, pero se zafó el tercero. Esa vez el experimentado Cuco Carranza no agarró ninguno”.

Pero la sala de trofeos de los alteños ya es insuficiente, porque también tienen cuatro  Campeonatos Estatales, como 15 de la Región Alteña y un Regional de Occidente que ganaron en Tonalá por los días en que mataron al Cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, concretamente el 24 de mayo del 1993.

De aquel equipo del 2005, estaban el calador José Luis de la Cerda, “Poncho” Franco en piales, mientras que en colas sus exponentes, son: Juan Franco y sus primos hermanos Alejandro y Salvador, repitiendo estos dos últimos en terna con “Poncho”, el jinete de toro es el “Yaca” Juan Macías y en yegua y paso tienen al “Tigre” Salvador Hernández, en tanto que en manganas, Juan y Alejandro Franco son los titulares.

LOS FAVORITOS DEL NACIONAL 2005

Ahora en el 2005, Capilla metió 395 puntos en el estatal y luego 323 en el Regional para promediar 359 y avanzar al Nacional  Charro con Vicente Fernández.

Don Miguel no olvida que cuando Rodolfo Camarena fue presidente municipal de Tepa, les prometió techar el lienzo y han pasado los meses y años y nada de la promesa.

Finalmente, el mandamás de Capilla dijo que “los favoritos para coronarse en este Nacional 2005, son: Tres Potrillos, Charros de Jalisco, algunos equipos de Monterrey que vienen fuertes. Pero a la hora de los quemones, no se sabe, él último tirón es el definitivo, pero de todas maneras hay sorpresas, sabemos los que andan fuertes e insisto, no hay que descartar sorpresas”, finalizó diciendo.

En el Estado, después de Charros de Jalisco que lleva 12 coronas nacionales, le siguen los alteños “Güeros” Franco de Capilla de Guadalupe, con cuatro cetros.

Y como siempre, me despido a mi manera, recordando que: “La grandeza de los pueblos, estriba en sus tradiciones”.

COMENTARIOS al correo electrónico: charrocasama@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: Content is protected !!