Históricos Pedazos de Noticia Charra

*Del Charro Ponciano a Nuestros Días

*Qué tiempos aquellos, señor Don Simón

*Personalidades y Amigos de la Charrería

         Dicen los enterados que la soberanía de un pueblo, estriba en sus tradiciones, por eso en esta ocasión presentamos varios “pedacitos de noticias” charras que le han dado la vuelta a México y el mundo, sobre todo en la cuestión de historia.

No hay un orden porque nos han comentado anécdotas por todos lados ahora que nos acercamos al Mes de las Lunas de Otoño. Hemos visto libros y cientos de fotos, que nos hacen recodar aquella memorable frase de “Juan Pueblo”, que reza “Qué tiempos, Aquellos; Señor, Don Simón” y bien dicen que recordar es vivir.

Cuenta la historia que la cuna de la charrería es Hidalgo e incluso hay escritos de las primeras autorizaciones, una de ellas la signó el Marqués de Guadalcazar don Diego Fernández de Córdoba.

La situación era que 22 indios cuidaran 100 mil cabezas de ganado en la Hacienda de Santa Lucía en el Distrito de Pachuca –Hoy Estado de Hidalgo-, allá por el 16 de noviembre de 1619.

CUNA CHARRA. Pero, en 1608 según cita Francois Chevalier, se desarrolló la charrería en Santa María de los Lagos, Jalisco.

El primer antecedente que se tiene es desde la conquista, cuando los españoles desembarcaron 16 caballos, ganando los españoles la primera lucha el 25 de marzo de 1518, desfilando triunfantes el 8 de noviembre por la calle principal de Tenochtitlán.

En el Nacional Lagos 2003 se presentó una ponencia de José María Muría sobre los orígenes de la charrería en el país, donde el gobernador de Jalisco, Francisco Ramírez Acuña le encomendó a Muría, comprobar que la charrería nació en estos lares y no en Hidalgo, pero después de cinco lustros, no hay avances.

EL CHARRO PONCIANO. Desde 1880 se da el profesionalismo en la charrería y aparece el popular “Charro Ponciano”, con las hazañas de Ponciano Díaz, cundo se combinaba la charrería y la fiesta brava, siendo el primer en poner banderillas a caballo y que inventó Ignacio Gadea, partiendo a España nueve años después a dar exhibiciones charras y toros al estilo mexicano.

FUNDACIÓN DE DOÑA FEDE. De las preguntas que hay que aclarar es porque la Federación Mexicana de Charrería, A. C. festeja su cumpleaños cada 16 de diciembre y es que en ese día nació la Federación Nacional de Charros, allá por el lejano 1933, agrupando a todas las asociaciones del país y que compitieran bajo un reglamento.

En la época actual hay un promedio de 700 asociaciones federadas en el país, con alrededor de 400 equipos de escaramuzas y 15 mil charros, sin olvidar que en Allende las Fronteras también siguen tradiciones tan nuestras.

Ya hemos dicho que en 1931 el entonces mandatario Pascual Ortiz Rubio designó el 14 de septiembre como el “Día del Charro” y dos años más tarde el General Abelardo L. Rodríguez emite el decreto presidencial de darle a la charrería el título de único Deporte Nacional.

FOTOS. Entre el gran legado fotográfico que hay de la familia charra, hemos visto a grandes personajes como Francisco Franco de España, Ronald Reagan y algunos miembros de la familia real.

De los ídolos del ayer, están en las gráficas Pedro Infante, Jorge Negrete o don Antonio Aguilar, por mencionar solo algunos.

De ese acervo fotográfico, vemos la vestimenta que se utilizaba en antaño, el ambiente de primera y 100 por ciento familiar, así como la manera tan rudimentaria de charrear y con cabalgaduras con poder y brío, ganado de primera y tribunas de madera repletas de aficionados.

“PANCHO” VILLA. También hay fotos del General “Pancho” Villa y su famoso Caballo Siete Leguas, aunque algunos coinciden que era yegua, la famosa “Muñeca” como ya averiguamos hace años.

También por la alfombra charra han desfilado personajes de la talla del Generalísimo Lázaro Cárdenas del Río, don Silvano Barba González, sin olvidar claro está al patriarca jalisciense don Andrés Z. Barba. Políticos, deportistas destacados, artistas y muchos personajes más de la sociedad también han hecho acto de presencia.

EL CHARRITO PEMEX. Este es otro gran personaje en el Más Mexicano de los Deportes, aunque solo quedan recuerdos muy vagos y no promocionaba todo lo de la paraestatal, más bien lo relacionado al petróleo diáfano o sea el queroseno, que en 1948 costaba 15 centavos el litro. La gasolina costaba 45 y 55 centavos, respectivamente.

Dicen que se llamaba Diego Pérez y que era oriundo de Salamanca, Medía poco más de un metro, con un cuerpo deforme sobre todo en las piernas, de ahí se ganó el apodo. Después de la expropiación petrolera emergió su figura y sus últimos días los vivió pidiendo limosna, aunque trabajó en la paraestatal hasta 1976.

Y como siempre, termino a mi manera, recordando que: La prudencia es la hija del fracaso. Carlos Blanco.

COMENTARIOS al correo electrónico: charrocasama@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: Content is protected !!