Triángulo de los Arenas, Historia Dorada

*Se Fundan en el Año 1984

*Varias Coronas Nacionales

*Además Infantiles-Juveniles

Triángulo de los Arenas otra vez Triángulo de los Arenas. En 1988, en Irapuato, Guanajuato, ganaron su primer cetro Nacional, el segundo llegó en 1994 en suelo queretano y ambos fueron en la categoría estelar.

24 años después ahora en la Categoría Tradicional o “AA”, vuelven a hacer historia, en el  LXX Congreso y Campeonato Nacional Charro Zacatecas 2018 “Lic. Carlos Mier Macías”, con 326 bonos.

Aquel domingo 28 de octubre del 2018, ante un pletórico Monumental de Zacatecas, abarrotado hasta las lámparas, se ciñeron la corona. En las alturas, los equiláteros 326, escoltados por ILO-Fundadores 241 y 232 Tamaulipecos de Reynosa.

Al igual que en la ronda eliminatoria, se volvieron a lucir en manganas, con cinco ahora en la final y de ahí a comenzar el festejo en pleno, en el mismo ruedo de la querencia zacatecana.

CAMINO A LA GLORIA DEPORTIVA

         Las huestes de don Alejandro Arenas Nuño, iniciaron con cala de caballo de 30 puntos de Alejandro Arenas Aparicio, dos piales en el lienzo chorreó Federico Molina, de 20 cada uno, así como 53 de colas, con 28 del “Káiser” Álvaro Arenas, 14 de su hermano Alejandro y 11 de José Antonio “Grillo” Mora.

Jesús Sánchez aguantó los reparos del toro y se ganó 20 unidades, entre Mario Madera y Cristóbal Vázquez se encargaron de completar la terna en el ruedo, con cabecero de 26 y pial del ruedo de 28, respectivamente.

Florentino Ávila le ganó 15 a la yegua y fiel al librito, Mario Madera se lució en manganas a pie, con tres de buena manufactura, de 23, 21 y 23, con dos de tiempo ahorrado.

Con la afición al filo de la butaca, llegó Cristóbal “Taco” Vázquez para remachar la corona, con dos pinceladas a caballo de 23 y 22 unidades. Ya con el cetro sobre las sienes, no hubo suerte en el paso de la muerte, aunque el cetro ya lo tenían en sus manos con 326 unidades.

En otro orden de cosas, como no recordar que los jaliscienses ganaron varias veces el Torneo de La Amistad que organizaba con éxito la Familia Valenzuela, en San Juan del Río, Querétaro.

TRIÁNGULO DE LOS ARENAS, UN EQUIPO CON ESTRELLA

Dicen que la grandeza de los pueblos estriba en sus tradiciones y de un equipo, en sus charros, por lo que Triángulo de los Arenas como El Ave Fénix, en el pasado Nacional de Zacatecas, renacieron de sus cenizas, con la corona.

Por eso y muchas cosas más, tienen historia, mucha historia los equiláteros, con unas alforjas llenas de triunfos, anécdotas y sobre todo que se mantiene vigente el equipo.

Los recuerdos se vienen como en cascada tan pronto hablamos de los jaliscienses, a esos que les dio lustre don Alejandro Arenas Nuño, sobre todo en la época de los 80´s y 90´s.

Charrazos de aquella época que militaron en sus filas, están: Don Raúl Flores el afamado “Viejillo”, Rafael Ramírez “La Menudencia”, Dagoberto Navarro, Jesús Hernández “El Toronjo”, Juventino “Venado” Parra, Juan Pedro “Pinole” Estrada, “Pepe” Valenzuela, Andrés “Nito” Aceves, José Antonio “Pelao” Vera, Raúl Arenas y otros más.

José Antonio “Pelao” Vera logró el Campeonato Nacional de Charro Completo en Querétaro 1994, con la pachuqueña de los equiláteros.

En la nueva hornada aparecían: Carlos, Joao, Álvaro y Alejandro Arenas, así como sus primos Manuel y Andrés Ramírez, apoyados de Cristóbal “Taco” Vázquez, Federico Molina, Jesús Sánchez, Mario Madera y Florentino Ávila, capitaneados por el experimentado José Antonio “Grillo” Mora.

No olvidar que llevan en su historia cetros Infantiles y Juveniles,  los que ganaron “Beto” y “Toño” Mora Piña, “Bulito” Fernández, “Pancho” Barba, Juan Pedro Estrada Rivera, José Zermeño, “Canario” Rodríguez, “Chusco” Sandoval, Gabriel “Zorrita” Gómez, “Carlitos” Aceves Rivera y Francisco Arámburo, además de la chamacada de los Arenas.

Recuerdo en los 90´s, cuando falleció en un trágico accidente “Paco” Fernández, que en uno de los Coleaderos de las Estrellas, soltaron el caballo del charro y siguió un toro, en memoria del joven exponente.

MUCHO MÁS DE LOS EQUILÁTEROS

Es un gusto y placer compartir amigos de www.expresocharro.mx lo concerniente al Más Mexicano de los Deportes, con datos sueltos de sucesos de  Escaramuzas y Charros.

Servimos la ensalada y viene el aderezo. En 1988 se realizó el primer Coleadero de las Estrellas que organizó Triángulo de los Arenas, en el Lienzo del rumbo de Fertimex de la Zona Metropolitana de Guadalajara.

El primero lo ganó Gerardo “Cao” Guerra y fue el sábado 4 de junio del 88, con 25 grandes exponentes del derribe de cuero.

El promedio de los toros era de 485 kilos y serían seis pasadas por charro, siendo los jueces Arturo Celio y “Boni” Moreno.

Al final empataron con 64 puntos, “Cao” Guerra y “Juanito” Franco, escoltados por Jaime Vallecillos con 59 bonos. En el desempate por el centenario de oro, “Cao” Guerra totalizó 31 y 29 fueron del alteño Franco.

TURNO PARA LOS EQUIPOS CHARROS

El 5 de julio el Padre “Rigo” fue el encargado de bendecir el lienzo y con ello quedar formalmente inaugurado.

En la primera competencia triunfó San Juan Totoltepec con 235 puntos y 164 para la Asociación Ignacio León Ornelas.

En la segunda de postín ya en domingo, Alteña de Charros como campeón nacional defensor metió 268 bonos, 245 Triángulo de los Arenas y 223 de Charros de Pátzcuaro, dejando en la vespertina y con menos suerte a Charros de Jalisco y El Moral de Tlaquepaque.

Por cierto, el lema del Triángulo de los Arenas, es: Amistad y Deporte.

EQUIPO QUE NACIÓ CON ESTRELLA

         La del Triángulo de los Arenas parece una historia sacada de un cuento de hadas y en parte lo es, porque los equiláteros fueron un equipo que nació grande.

Por esa y muchas razones más, este día hacemos un pequeño, pero grande homenaje, reviviendo algo de su dorada historia.

Siempre que se habla del Triángulo de los Arenas por consecuencia lógica recuerda uno al patriarca de este equipo, don Alejandro Arenas Nuño, quien en 2015 se adelantó en el camino.

Triángulo de los Arenas nace allá por el lejano 1984, cuando “El Viejo” como le decían de cariño a don Alejandro decide impulsar a sus hijos Juan, “Cano” y Raúl.

De ahí en adelante, fueron días de gloria y de pasión, en la historia del Más Mexicano de los Deportes.

Lugar en que charreaban, siempre había llenos impresionantes en las tribunas para ver en acción a los equiláteros y estos, arropados con el afecto e impulso de la gente, se deban a querer y cambiaban buenas actuaciones por aplausos.

LA ÉPOCA DE LOS CHARROS PAGADOS

Cuando el equipo nació, quien esto escribe se estrenaba en las lides periodísticas, así que ambas carreras se fueron de la mano.

En 1989 cubrí mi primer nacional y desde entonces seguí muy de cerca la historia de los triunfadores charros.

SALTAN A LA VISTA LOS LOGROS

Los logros del Triángulo están a la vista y esos no se pueden ocultar, porque labrar esa historia no fue nada fácil y sólo don Alejandro se llevó a la tumba todos esos secretos del éxito, pero que siempre estaban en las alforjas del equipo.

En 1973, don Alejandro Arenas Nuño formó parte de los “Bigotones” Charros de Jalisco  y en suerte le tocó apoyar a la organización de los Campeonatos Nacionales de 1974, 78, 81, 83, 84 y 86, este último junto con el anfitrión Santa Cruz del Valle de la Familia Zermeño.

Con su don de mando, disciplina, entrenamiento y ganas de impulsar la charrería, don Alex Arenas logró hacer de su equipo, uno grande y difícil de imitar, habiendo trascendido fronteras y representado a México en los mejores escenarios de Allende las Fronteras.

Y COMO SIEMPRE, TERMINO A MI MANERA, RECORDANDO QUE: La Literatura está llena de Aromas: Whalt Whitman.

Comentarios al Columnista: charrocasama@gmail.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: Content is protected !!