La Emperatriz y Fin de la Serie

*Con Tema de la Independencia

*Fin de la Serie de 30 Capítulos

*Adiós Mes de la Nuestra Patria

El periodista don Alfredo Arnold fue contando brevemente la historia de la Independencia en el Mes de septiembre y gustosos la compartimos aquí en: www.expresocharro.mx

¡Espero que la hayan disfruta, tanto como yo!

¡Valió mucho la pena leerla!

MINUTOS DE INDEPENDENCIA

POR: ALFREDO ARNOLD

29. ANA, LA EMPERATRIZ

Padres ricos, buena estudiante, niña agraciada y bien educada, Ana María Huarte tenía un futuro prometedor cuando conoció a Agustín de Iturbide, por su parte un joven apuesto y de buena familia.

Cuando se casaron ella tenía 19 años y Agustín 22. Al estallar la guerra de Independencia Iturbide formaba parte de la élite del Ejército virreinal (Regimiento de Dragones de la Reina), por lo que estaba constantemente fuera de casa.

Al término de la guerra y con la proclamación de Iturbide como emperador, Ana fue coronada como la primera emperatriz de México (la segunda fue Carlota, 1864, hija del rey de Bélgica y esposa de Maximiliano).

Sólo diez meses duró el Imperio; renunció Iturbide y a Ana le cambió la vida: acompañó a su marido al destierro en Italia y regresó a México con él; venía embarazada de su décimo hijo.

Ella aún no había desembarcado cuando capturaron y fusilaron a Iturbide, en Padilla, Tamaulipas.

Ana fue deportada a Estados Unidos, donde vivió el resto de sus días. Ni siquiera le permitieron volver a la ciudad de México cuando llevaron a sepultar solemnemente los restos de Iturbide.

Murió a los 75 años, tenía un peso y cinco centavos, con lo que se mandaron decir dos misas.

En la bóveda de un templo en Filadelfia, bajo una cruz se lee esta inscripción: “AMH”. ¿Quién podría imaginar que se trata de la primera emperatriz de México?

30. EL FINAL DE LA HISTORIA

Cuatro nombres destacan en la historia de la Independencia de México: los que iniciaron la guerra, Miguel Hidalgo e Ignacio Allende, y los que la consumaron, Agustín de Iturbide y Vicente Guerrero.

La lucha de Hidalgo y Allende fue muy corta, duró poco menos de cuatro meses, pero sembraron la semilla de la emancipación que germinó en otros insurgentes quienes continuaron luchando y afinaron el objetivo en los siguientes años. Iturbide y Guerrero ni siquiera eran compañeros, pero negociaron y lograron el nacimiento de la nueva nación mexicana.

Hidalgo y Allende fueron traicionados por Elizondo en Acatita de Baján; Iturbide fue emperador diez meses hasta que lo traicionó López de Santa Anna y más tarde murió por la acción alevosa de De la Garza.

Y Guerrero, presidente de la República menos de nueve meses, fue traicionado por Bustamante y el Congreso mediante un golpe de estado.

Allende fue fusilado el 26 de junio de 1811; Hidalgo, el 30 de julio de 1811; Iturbide, el 19 de julio de 1824, y Guerrero, el 1 de abril de 1829. Los cuatro fueron fusilados en el suelo de la nación que ellos forjaron.

México era independiente, sí, pero estaba terriblemente desunido y amenazado por las potencias de Europa y por el vecino del norte. Hoy, Hidalgo, Allende, Iturbide y Guerrero son un recuerdo, una parte de la historia… de una historia con un final injusto.

FIN DE LA SERIE.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
error: Content is protected !!